Home / Crónicas Atómikas / Maximus, la celebracion del metal

Maximus, la celebracion del metal

por Yula Verna///

A poco que nos vamos adentrando , el color negro se va apoderando de la calle, ¿ zona sur estará preparada para tamaña jornada ? El día se presenta caluroso, una hermosa mañana se abalanza sobre ciudad del rock, los zapatos de plataformas se alinean alrededor del predio esperando la entrada, los personajes abundan en las calles, el calor no parece ser problema para los estrafalarios atavíos de la juventud, ellos son los anfitriones, un cálido abrazo, a nuestros invitados de honor,  15 bandas, cuatro de ellas oriundas de nuestra tierra, se estarán presentando en 3 escenarios distintos en la ciudad del rock.

Ya adentro del lugar , se va viendo un aire festivo la gente se amontona debajo de los arboles, resguardándose del sol que raja la tierra, se empiezan a ver los puestos de comida, el festival contó con una organización similar al Lollapalooza, food trucks en los laterales, en el centro un jardín donde los especímenes mas sedientos podían saciar su sed de cerveza, siempre en un ambiente controlado.

Llego para ver a la primera banda que se presenta en unos de los escenarios principales, ‘’Steve and seagulls’’ irrumpe en escena y al ritmo de los mas exquisitos ritmos sureños, entre su repertorio cuenta con covers de bandas como Iron maiden, ac/dc,  Metallica y Guns and Roses, clásicos que se repiten con gusto  en el oídos de los presentes, pero con una impronta Hillbilly que invita a bailar sin parar.  Sigo dando vueltas y encuentro el escenario mas pequeño, pero no por eso menos importante, destinado a las bandas nacionales, bandas como ‘’Asspera’’ y ‘’Bloodparade’’, pasearan por esas tablas, mientras tanto, en el escenario ‘’Rockantansky’’, ‘’Shinedown’’, da cátedra de cómo agitarla al estilo florida.

Le sigue en el escenario contiguo, los muchachos de ‘’Hollywood Undead’’, con un hip hop cruento que hace acordar al estilo de “body count’’ sin olvidar sus pesadas raíces, el predio se va llenando, es un día de campo metálico para todos, en el escenario ‘’Maximus’’, se presenta ‘’Hellyeah’’ la banda de Vinnie Paul, baterista de ‘’Pantera’’, prócer entre jóvenes y no tan jóvenes que observan anonadados la función,  la banda podría sonar mejor,  no a nivel musical si no técnico, pero aun con esas pequeñas contras, Vinnie nos recuerda, que el nació para eso y a nosotros, no nos cabe duda, en la otra punta del inmenso parque de la ciudad, un pequeño espacio  que parece sacado de una película de Mad Max,  autos, oxido huesos y tumbas conviven y son testigos de una pequeña perfomance del señor Marcelo Pocavida y sus colegas, recordándonos siempre como el terror clase B, esta presente en nuestras vidas,  ‘’Black Stone Cherry ‘’arranca su set, la impronta sureña sigue presente en esta jornada, guitarras distorsionadas y sombreros vaqueros, una combinación que nunca falla, vale destacar el cover de “Ace of Spades’’, dándonos a entender que la muerte de Lemmy, aun sigue pesando en las huestes del metal, es turno de ‘’Halestorm’’,  muy buen sonido, la cantante es como una Janis Joplin reversionada al mejor estilo”Sex and the City’’.
El exceso de solos aburrieron un poco, capaz para la próxima lo tengan en cuenta chicos, ‘’Bullets for my Valentine’’  hace aparición y descarga sobre los presentes un cargador lleno de breakdowns que descoloca los cuellos,  ya entramos en la recta final con ‘’Disturbed’’, un setlist arrollador, y para calmarnos la ansiedad de ver a las frutillas del postre, nos deleitan con una versión de ‘’Sound of silence’’, que conmueve hasta el mas greñudo pelilargo, la noche entra en escena y con ella, los cabezas de cartel, con una lista repasando clásicos y temas de su ultimo trabajo ‘’ The pale emperor’’, Marilyn Manson nos muestra de manera sardónica los horrores de nuestra sociedad, vemos a un Manson mas rellenito, pero igual de oscuro y violento, el reverendo patea todo a su paso, y nosotros se lo agradecemos una vez mas, con una camiseta de la selección que decía Manson y el numero diez, la orquesta se despide, el reverendo se aleja y  la oscuridad vuelve a tomar el lugar y ya se empieza a palpitar el fuego, la ansiedad crece y estos alemanes no ayudan, en las pantallas aparecen leyendas en portugués, pidiéndonos que no perdamos el tiempo grabando y que miremos el show, un pitido irrumpe y una cuenta regresiva, nos marca lo que esperábamos, una gran bandera negra con un ocho en el centro ondea cubriendo todo el escenario, y la cuenta regresiva llega a su fin, cae las cortinas y ‘’Rammstein’’ hace su tan esperada aparición, 6 años desde la ultima vez que aterrizaron en argentina y  6 años fue lo que estuvimos reprimiendo nuestras pirómanas fantasías, cerrando con el clásico ‘’Te quiero puta’’ y después de una pausa que parecía el fin, los comensales empiezan la retirada, satisfechos y emprenden el largo camino de regreso a casa, el ‘’Maximus’’ fue un éxito, no quedan dudas, esperemos que la próxima edición del festival, nos deje tan buen sabor de boca, como este lo hizo.

maximus2-640x360

 

Revisá También

Háganse cargo

por César Morielli/// Desde que empezó el año explico como puedo en los diversos medios …